En el sugestivo marco del patio del Colegio Mayor, que en su belleza y calidez contaba y cantaba valores, celebramos el jueves día 27 de abril, la entrega de la segunda edición los Premios BE.

Alrededor de las 19:30 empezaron a llegar los invitados, autoridades, antiguas alumnas, familiares y amigos de los premiados, residentes, representantes de Instituciones.

La periodista Marta Cristina S. Esparza fue la encargada de conducir el acto siendo la mejor compañía para los presentes a lo largo de todo el recorrido de la reunión.

En su introducción presentó los Premios BE como un proyecto del Colegio Mayor y de las Antiguas Residentes de Alsajara (en adelante ARA) por reconocer aquellas iniciativas, personas o instituciones que han dejado una huella inspiradora, motivadora, que de alguna manera han cambiado el rumbo de los acontecimientos en el terreno social cultural, investigador y científico.

Laura Chacón, directora del Colegio Mayor, explicó los orígenes de los Premios BE.

Éstos fueron creados para distinguir a personas e instituciones de sólidos valores que se distinguen por su carácter emprendedor, el compromiso en el tiempo y el liderazgo en sus comunidades. Además quieren inspirar a los jóvenes y verter la riqueza de conocimiento y cultura de la universidad en nuestra sociedad…

Cabe destacar la mención y reconocimiento a Fulgencio Spá, premio BE Proyección 2015, quien falleció en 2016.

Isabel Ortiz, arquitecta y antigua residente, fue la encargada de representar a ARA.

En su emocionada intervención, agradeció el regalo de estar en Alsajara, la que fue su casa durante 5 importantes, vitales y apasionantes años de su vida. Alabó esta iniciativa en nombre de todas las antiguas alumnas y deseó que siga siendo una cita para el encuentro de muchas de ellas.

Los premiados fueron:

 

Recoge el Premio Enrique Sandoval, gerente, e Inés Riera, responsable del voluntariado. Les entrega el Premio Esther Galera, profesora universitaria, y Presidenta del Patronato del colegio Mayor Alsajara. Enrique Sandoval explica que la Institución que representa es pionera y la respalda una trayectoria de más de 450 años en voluntariado. Más de cuatro siglos sacando a miles de persona de su frustración, aislamiento. Un joven portugués lleno de locura y lucidez dejó una inmensa huella que perdura y perdurará.
Entrega el Premio la Directora del Colegio Mayor, Laura Chacón. La conductora del acto presenta a Estrella como una de las mejores cantaoras flamencas del panorama actual, un referente inexcusable. El fruto sabroso y maduro de sus padres. Excusa su ausencia y recoge su premio la mejor embajadora, su madre, Aurora Carbonell “Para algo servimos las madres… para venir a recoger los premios”. Sus palabras fueron sencillas, cálidas y muy emotivas.
Catedrática de fisiología humana de la Universidad de Navarra. Suma a su excelencia profesional su condición de ARA. Su labor investigadora y docente en España y en el extranjero es muy importante. Entrega el Premio Isabel Ortiz, en representación de la Asociación de Antiguas residentes de Alsajara. Amelia se mostró muy agradecida y asombrada. En sus palabras hizo una simpática y oportuna equiparación de sus recuerdos colegiales y los valores que la vida va cuajando, con un menú saludable típicamente “granaíno”. Agradeció a San José María por promover estos Colegios Mayores, a su padre, a Alsajara y a tantas personas con las que ha coincidido en su trayectoria, los valores aprendidos. Cada tarea pequeña puede ser excelente.
Presidente de la Confederación granadina de Empresarios y de la Cámara de Comercio. Su espíritu emprendedor no se entendería sin el espíritu emprendedor de su abuelo. Su tesón ha sido la herencia de sus hijos y nietos y le ha llevado hasta donde está. Le entrega el Premio María López Jurado, Vicerrectora de Docencia de la Universidad de Granada. “Muchísimas gracias. Es una distinción inmerecida pero cuando lo recibes dices… pues mira, inmerecido pero…¡por algo será!”. Tras felicitar a todos los premiados, manifiesta que formar parte de este elenco impresiona y que la presentación le ha tocado su fibra más sensible. “Si uno hace algo en la vida es por la gente que le acompaña. Las cosas salen adelante porque detrás hay un equipazo. Yo soy el que me llevó el premio, pero qué premio me iban a dar a mí si no tengo la familia que tengo, los compañeros de trabajo que tengo, si no tuviera estos pedazos de profesionales currando en las instituciones. No tendría absolutamente ningún premio. Por eso inmerecido pero si compartido”.
Presidente del Consejo Social de la Universidad de Granada, BE Proyección por su dilatada y brillante trayectoria. María Teresa Ortega Vicerrectora de Responsabilidad social, Igualdad e inclusión de la Universidad de Granada, le entrega el premio. “Muchas gracias porque, aunque no te lo mereces, sienta bien y además siento la nostalgia de estar en un CM. A mis hijos siempre les digo “cuando vayáis a la Universidad, si no hay CM falta algo y estando hoy aquí siento nostalgia””. “En la vida lo que hay es que ser, y pelear por ser. BE y valores son palabras muy hermosas en la vida de cualquiera. En esta época tan convulsa, Granada va a tener una oportunidad porque aquí hay conocimiento, talento y en este momento, una de las mejores escuelas del mundo de tecnología de la información. Hibridando todo eso, cultura, conocimiento, ciencia y tecnología, podemos encontrar nichos donde Granada puede ser referente mundial. Lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo”.

 

El acto cerró con el agradecimiento de Marta S. Esparza a galardonados, familiares, amigos…

“Alsajara ha querido con este acto rendir homenaje a quienes con sus contribuciones en el ámbito social, cultural, científico, empresarial, han encarnado un conjunto de valores y han abanderado cambios positivos en la sociedad. Esperamos que estos premios que han alcanzado su segunda edición, se consoliden como un referente y sean muchos los Universitarios de Granada que sean merecedores de ellos”.